Zoimé Álvarez Rubio

Sobre el nivel de mar, la vida de la licenciada Zoimé Álvarez Rubio transcurre entre sus responsabilidades como administradora de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado y como esposa y madre de dos hijos, que son su luz, un varón de 10 años y la niña de 9. Su día comienza con su rutina de ejercicios, despierta a los niños y los lleva a la escuela antes de continuar a su primera cita del día. Las noches son como las de todas las mamás: el soccer, las asignaciones y la cena. “El balance me lo da la presencia de Dios en nuestras vidas y los valores que me inculcaron mis padres. Su prioridad fue trabajar para educar a sus hijas y darles una vida de familia cristiana sólida”. Abogada en la práctica privada desde 1996, en el 2009 hizo la transición a la vida pública al aceptar el reto de ser la primera mujer desde 1977 en ocupar el puesto de administradora de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado. “Acepté porque entendí que era la oportunidad de cumplir con la sociedad, de devolverle algo como profesional, hija, esposa y madre. En mi experiencia como ser humano faltaba este aspecto del servicio público”.

Esta es la vida de Zoimé sobre el nivel del mar. Su “otra vida” transcurre mientras bucea, explorando las profundidades. Cada vez que mencionaba a sus padres que quería adentrarse en ese mar, ponían el grito en el cielo. Su momento llegó cuando se casó hace 17 años y con su esposo se decidió a tomar las añoradas clases.

Las aguas profundas de Cerro Gordo abrieron sus ojos a la dimensión maravillosa de la realidad submarina y transformaron su visión de la vida. “El buceo te abre otras perspectivas del mundo. Aprendí que no hay colores creados por los seres humanos. Todo lo visto en la superficie se encuentra allá abajo: tornasoles, fosforescentes, neones, los más brillantes y misteriosos… El sueño de cualquier diseñador”.

Uno de sus recuerdos más excitantes fue la experiencia en Isla de Mona donde “la corriente te lleva hasta el otro lado, a 120 pies bajo el nivel del mar. Allí pude ver y tocar las tortugas gigantes con sus bebés. En otras ocasiones he nadado cerca de tiburones, pero las buceadas más divertidas son a 40 y 60 pies. Ahí puedes dejar que los colores llenen tus ojos y tu mente”. Además de las aguas de Puerto Rico, Zoimé ha buceado en Aruba, República Dominicana y casi todas las Islas Vírgenes. Sueña con bucear en Australia, junto a su esposo e hijos.

De vuelta a la superficie terrestre, Zoimé hace un paralelo entre su vida de trabajo y familia y el buceo. “Bucear es un reto que te presenta a la vida marítima de una manera diferente. Al igual que en mi trabajo como administradora de una organización inmensa que comprende empleados y patronos, hospitales, seguros y servicios de salud, el buceo requiere entrenamiento estricto y disciplina. Saber que estás en las profundidades, que hay un límite de tiempo, que tienes que cumplir con tu licencia y ser responsable en todo momento. Necesitas determinación, voluntad y seguridad de llevar el camino correcto. Mientras disfrutas de la experiencia, tienes que estar pendiente de todo, desde la tortuga hasta el tiburón. En el buceo los errores se pagan caros”.

Para Zoimé sus metas son similares: terminar su “buceada” con éxito, transparencia y buena voluntad. “En un mundo tan de prisa quiero que todos a quienes toco encuentren la paz que yo encuentro debajo del mar para seguir adelante aquí arriba”.

Texto por Mariel Echegaray | Fotos por Senén Llanos

2 Comments
  1. MUY BELLO TODO,TENEMOS DERECHO A DISFRUTAR AL IGUAL Q TODOS Y NOS DA LA OPORTUNIDAD DE CONOCER EL COMPLEMENTO DEL SER HUMANO ,SU FAMILIA Y DISFRUTAR JUNTO A ELLA.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

OD Puerto Rico is the quintessential luxury, fashion, and digital lifestyle magazine in Puerto Rico, delivering the latest trends in fashion, beauty, art, travel, real estate, and entertainment.

Advertise With Us